Paso 2: Apertura a la Causa

Actualizado: 18 dic 2020

"Lo que llamamos casualidad no es ni puede ser sino la causa ignorada de un efecto desconocido". - Voltaire

¡Hola Neo!...digo, AMIGO/A!



¡Puedo ver que te animaste a conocer más! ¡me llena de gozo saber que estás aquí!


¡Gracias por tu tiempo y disposición!



Antes de comenzar con el siguiente tema, quiero reiterarte algo: No estoy aquí para convencerte de nada y me queda claro que no tienes que estar de acuerdo conmigo en todo. Al final lo importante es que reflexiones por tu propia cuenta. ¿Recuerdas que de eso hablamos en el tema anterior?


Ahora bien, comencemos...


Te voy a hacer una pregunta: ¿Consideras que tanto TU como lo que te sucede es producto de la casualidad?


Estas son algunas cosas que te repetirá tu mente si decides creer en esto:


- "Estas aquí por azar y todo lo que te sucede no es más que suerte".


- "Lávate las manos, no busques saber NADA, solo estás aquí para satisfacer las necesidades de tu cuerpo y sobrevivir".


- "Únicamente debes saber lo que te permita alcanzar dichos objetivos".


- "Cuánto más ignores más feliz serás y menos problemas tendrás".


......


No negaré que es una excelente manera de auto-justificarte y evadir las preguntas importantes para evitar cambiar o esforzarte. "Si todo es casualidad nada tiene sentido y si nada tiene sentido, qué sentido tiene que haga algo". "Me sentaré a esperar los milagros y el destino".


Me recuerda un poco al comportamiento de los animalitos: el instinto. Sus conductas son innatas y enfocadas principalmente en la supervivencia de la especie. El esfuerzo extra únicamente toma lugar cuando se entiende que se obtendrá una recompensa mayor (más comida por ejemplo) o cuando el peligro de muerte es inminente - ¡sálvese quién pueda!



Pero sinceramente podría asegurar que TU no crees del todo en la casualidad. Si así fuera entonces dudo mucho que hubieras llegado hasta acá en primer lugar. Si todo fuera casualidad y aleatoriedad entonces de nada te sirve preguntar ¿por qué? ó ¿para qué?


Si tu propia existencia fuera producto de la mera casualidad le quitaría todo el sentido y propósito a la misma.


Pero tú, al igual que yo, estás aquí en busca de respuestas. Te niegas a creerte todo lo que el mundo te plantea. Sabes en el fondo de tu corazón que tu existencia no es coincidencia.



En lo personal, por el simple hecho de que PIENSO, RAZONO y REFLEXIONO, ¡me niego a creer en la casualidad! No puede ser casualidad que YO PIENSE.


Regresemos a la famosa frase de René de Descartes: "Cogito ergo sum" - Pienso y luego existo. A diferencia del ser irracional, yo reconozco que existo únicamente porque pienso.


¿Ahora entiendes la importancia del PENSAMIENTO del hombre? ¿Las maravillas que esconde?


Surgen nuevas preguntas:


¿Para qué lo tengo?


¿Será para descifrar las causas más importantes de la vida?


¿Será para entender la causa de mi propia existencia?


¿Será que entendiendo las causas podré tomar mejores decisiones y encontrar sentido y propósito?



Pero bueno ya basta de hacer tanta distinción y regresemos a lo que concierne el punto clave: .


¿Eres producto de la casualidad o la causalidad?


¡Averigüémoslo!



¿Conoces el Monte Rushmore?


Si no, no te preocupes, te comparto una imagen con mucho gusto:


Y en este momento seguro te estarás preguntando: ¿Y eso que tiene que ver? ¿Cómo pasamos de la casualidad a esto? ... ¡No comas ansias! Mejor ayúdame respondiendo a la siguiente pregunta:


¿Cómo crees que aparecieron esas caras en el monte? (Elige una opción)


A) Siempre estuvieron. ¡Es una increíble coincidencia y casualidad que ese monte tenga la forma de cuatro ex-presidentes estadounidenses!


B) Se formaron después de muchos años de cambios climáticos y erosión.


C) Fueron diseñadas y talladas por seres humanos. Existen mentes INTELIGENTES detrás de esa majestuosa obra.


Si tu respuesta fue la A) o la B)...te invito a volver a leer la pregunta.


Si tu respuesta fue la C), te incito a ir inmediatamente a mirarte a un espejo y preguntarte:


¿Qué veo?


Vamos... ¡MIRA BIEN!


¿Ahora lo ves?


¡Si logras ver lo mismo que yo apreciarás una inigualable y magnífica creación! Una criatura que piensa, que siente, que anhela, que se cae, que se levanta, que lucha, que busca, que cuestiona, que aprende, que crece, que asocia, que sueña, que ríe, que llora... ¡que ama!


¡Piénsalo! Eres tan pero tan complejo, que ni siquiera has podido descifrarte del todo. De hecho, nadie lo hemos logrado. Ni siquiera los mejores médicos, científicos, filósofos, psicólogos, genetistas etc. conocen cada aspecto y cada detalle del ser humano.


¿O acaso tú conoces a la perfección cómo funciona tu cerebro, tu cuerpo y tus emociones?


Y aún así, sin siquiera saberlo, sin siquiera entenderlo... ¡funcionas!


Lo que nos lleva a reflexionar:


A) ¿Sigues pensando que eres producto de la casualidad y la coincidencia?


B) ¿Algo que se fue formando al azar con el tiempo?


C) O podrías inferir que eres producto de: UNA MENTE INTELIGENTE. ¡Claramente infinitamente más que la mía o la tuya! Alguien que SI te conoce a la perfección.



Ok lo entiendo, ¡mucho que procesar!


¡Tómate tu tiempo!



.....


Comienza una guerra interna:



Tu mente: Ya te empezó a hablar de una mente inteligente superior, de un CREADOR. ¡Cierra este blog AHORA y vamos a ver una serie y de pasada prepárate algo rico de comer!


Tu Ego: ¡JA! Imposible! -no puede ser porque..-empiezan miles de auto-justificaciones en tu cabeza -


Tu conciencia: Tiene sentido, ¿Por qué no sigues leyendo y le das una oportunidad? No pierdes nada y puedes ganar MUCHO.


....



¡Que bueno que sigas aquí!


Recuerda que todo lo que te digo no es para confundirte ni mucho menos para hacerte un mal. ¡Todo lo contrario! Solo quiero ayudar, solo quiero compartirte lo que conozco...


¿Para que me tomaría el tiempo para escribir todo esto? No me pagan por hacerlo. Francamente no gano nada..


A menos que me leas...


¡Pues TU atención lo vale! ¡TU lo VALES!


Si a mi me cambio la vida, ¡podría cambiar la tuya!


Así que prosigamos y regresemos al Monte Rushmore...



Logramos concluir que mentes inteligentes lo pensaron, lo diseñaron y finalmente lo crearon.


La siguiente pregunta sería: ¿Y con que fin? ¿Con que motivo? ¿Cuál fue el sentido de tantos años de esfuerzo y trabajo?


Puedes apresurarte a decir que seguramente para recordar a esas personas. Como homenaje y símbolo de la gran admiración y respeto. Quizás es algún tipo de agradecimiento.


Aunque hoy en día es un lugar turístico y se usa para hacer dinero. ¿Se habrá pensado con ese fin? ¿O el mismo hombre le ha dado un mal uso?


Puedes inferir muchas cosas pero: ¿Cuál sería la ÚNICA manera de estar 100% seguro del propósito por el cuál se creo?


...



¡EXACTO!


¡Preguntándole directamente al creador!


-¿En qué estaba pensando cuándo decidió hacerla?

-¿Cuál fue el plan ORIGINAL?


Pero bueno, demasiado hablar de ese monte el cual ni siquiera he visitado y francamente no me quita el sueño visitar.


¡Regresemos a TI!


Si te encuentras en la insaciable búsqueda de toda clase de respuestas que pudieran guiarte en esta vida o ayudarte a entenderla y sobretodo entenderte mejor, ¿a QUIÉN debes preguntarle? ¿Quién te conoce mejor que tú mismo?



.......


¡TU CREADOR! En su mente yacen TODAS las respuestas. Para que conozcas por qué y para qué fuiste ORIGINALMENTE pensado, y así... ¡evites darle un mal uso a tu vida!


Y antes de inquietarte, no es necesario conocer Su Mente a la perfección, ¡eso sería imposible!


Sería algo así como tratar de llenar un vaso con toda el agua del océano. No estas diseñado para entenderlo TODO.



La buena noticia es que sí posees la capacidad de conocer todo lo que EL te permita conocer. Todo lo que concierne a tu estancia en este mundo, a tu tiempo en esta vida, a tu verdadero ser. En pocas palabras, todo sería cuestión de hacer las preguntas correctas:


Ya que por más que quieras evitarlas, no puedes huir del hecho de que: estás aquí...


Y si con este tema concluimos que no existe la casualidad...


Y estás aquí....


ES POR y PARA ALGO...


Y con esto finaliza la segunda parte,


El reconocer nuestra ignorancia, nuestra pequeñez, nos abrió la puerta a hacernos nuevas preguntas, y profundizar la posibilidad de la existencia de una CAUSA SUPREMA.


Pero bueno, si existe un Creador surgen más y más preguntas:


¿Quién ES?


¿Cómo lo contacto?


¿Me pide algo?


¿Realmente lo necesito?


Abordaremos algunas de estas preguntas en el siguiente tema...









19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo