top of page

¿El hombre ideal?

Actualizado: 27 abr 2021

"Un hombre puede amar a mil mujeres, pero un caballero ama a UNA de mil formas"


La siguiente reflexión pretende dar las pautas y herramientas necesarias para identificar a un verdadero hombre en medio de un mundo de cobardes y farsantes.



. . .



Siento profunda tristeza e impotencia al ver cómo hoy en día, la mayoría de las mujeres tienen ideas muy erróneas respecto a lo que sería el hombre "ideal".


El mundo, a través de canciones, películas, revistas, libros ... tales como "50 sombras de Grey", y otros medios, se ha encargado de lavar el cerebro de muchas mujeres y darles una imagen MUY errada de cómo debe de ser y de comportarse el hombre "ideal".



Y por desgracia, al crearse esta errónea percepción, tienden a caer directo en la "trampa", sufriendo así las terribles consecuencias. Y cayendo en un espiral vicioso en donde cada vez quedan más heridas y pierden más la fe en los hombres.


Es lamentable ver salas de cine repletas de jovencitas y hasta de niñas pequeñas, viendo películas que reducen el AMOR a

un mero acto sexual, y en ocasiones,  incluso con tintes de sometimiento, sadismo y masoquismo.


Este tipo de mensajes con ideas que distorsionan la Verdad, y que como ya vimos, son promovidos en películas, series, anuncios, libros, canciones, y demás, se deben en gran parte a la falta de valores y a las ambiciones de ciertos grupos de poder, que por intereses propios, se han encargado de difundirlos por todos los medios posibles, para su beneficio.


Dicho lo anterior, no podemos ignorar el hecho de que en la vida real, es cada vez más frecuente ver mujeres infelices en sus relaciones, infidelidades, corazones rotos, y rupturas que se dan por parte de aquellos hombres que alguna vez les juraron "amor eterno".


Todo esto causa un gran daño tanto a hombres como a mujeres, pero suele suceder que en el caso de la mujer, termina por prácticamente destrozarla, por hacerla sentir menospreciada, desvalorizada y utilizada:


- "¿Cómo es que, si lo entregué todo, me hayan botado?"


- "¿Será, que soy poca cosa, que no merezco ser amada?"


Y muchas veces haciéndose este tipo de preguntas, y en un intento desesperado por dejar de sufrir, comienzan a endurecer su corazón.


En muchos casos, esto las puede llevar a poco a poco desviar el camino.... asistir a cierto tipo de fiestas, vestirse de manera seductora, frecuentar malas amistades. Todo esto a su vez puede propiciar incurrir en vicios, e inclusive, hay quienes llegan a dudar de su propia identidad sexual.


Todo lo anterior en un intento de encontrar aceptación, buscando atención de cualquier hombre, o hasta de otra mujer. Lo que sea necesario con tal de sentirse amada.


Y es así como entrando en un círculo vicioso, donde cada vez se decepcionan mas de los hombres, comienzan a conformarse con cualquier "cosa".


...


Y si regresamos al origen, todo esto comenzó por un concepto erróneo del hombre ideal, de ellas mismas, y del amor.


Por otro lado, quizás tú eres de las que dice:


- "Es que ya no existen hombres buenos en el mundo",


Pues es aquí donde vengo a decirte:


¡Por supuesto que los HAY! ... Pero, ¡mira a tu alrededor! ¿Cómo piensas encontrar a un príncipe en un pantano?, ¿cómo vas a encontrar a un caballero en una pocilga? ¿acaso un águila se adentra en un nido de serpientes?


El problema no es que ya no existan los hombres buenos, el problema es que sin darte cuenta, quizás te has estado arrastrando con las serpientes y los sapos en un pantano por una sencilla razón: NO conoces TU valor, o al menos lo has olvidado.


Y al no saber tu valor, ni el valor del verdadero amor, te dejas fácilmente engañar por los medios de comunicación y por una imagen manipulada que dice que el hombre "perfecto", es aquél que es seductor, elegante, con dinero, "popular", fiestero, mujeriego, fuerte; y si además está guapo, puede llegar a convertirse en tu gran "ideal".


Sin embargo, yo comparo a ese tipo de hombres con depredadores.


Permíteme explicarme ...


Si alguna vez viste la película  "Depredador", recordarás que los depredadores eran horribles alienígenas escondidos detrás de una máscara. Dichos seres se caracterizaban por dos cosas: un excelente camuflaje, y una ambición por obtener trofeos humanos y ser reconocidos por ellos.

En nuestro mundo existen muchos hombres  "depredadores", que se camuflajean y disfrazan a simple vista como hombres "perfectos", pero cuyas intenciones son satisfacer sus intereses personales. Recurriendo a las "cacerías", en las que seducen y convierten a las mujeres en sus "trofeos", minimizando su valor como si se tratase de meros objetos, y haciéndose acreedores  de grandes elogios por parte de otros hombres en tanto más "trofeos" obtengan. ¿Les suena familiar?


...


Sin embargo, si lo que buscas es ser amada, respetada, halagada, protegida, cortejada, lo que necesitas no es un "depredador", si no un "Caballero".


El problema es que los caballeros de los que hablo, no buscan gloria ni fama, por lo que pasan bastante "desapercibidos". Rara vez encontrarás a alguno de ellos en películas de Hollywood o en revistas de moda, definitivamente no los encontrarás presumiendo en redes sociales su fama y fortuna, y tampoco en el antro con la botella más cara o el atuendo más exótico.


Estoy hablando de verdaderos héroes, demasiado ocupados librando las batallas de la vida diaria con responsabilidad y compromiso, como para preocuparse de su propia fama y de lo que el mundo ofrece. Hombres demasiado ocupados en cosas realmente importantes como para perder su tiempo con ciertas "diversiones" absurdas, trivialidades y mucho menos con vicios.


Y entonces surge la pregunta:


- ¿Cómo distingo a un verdadero Caballero?


Remontémonos a la Edad Media para conocer más a fondo el significado de un caballero, descubrir sus características principales y compararlas con el hombre moderno.

En la Edad Media, época regida por el cristianismo, los Caballeros se distinguían por ser el prototipo del hombre ideal.


Ellos hacían juramentos de lealtad, valentía y cortesía, mientras que el Rey recitaba las siguientes palabras al nombrarles caballeros: "Recuerda a aquél que te ha hecho caballero y te ha ordenado, despierta del malvado sueño y mantente alerta, confiando en Cristo y loable en tu fama."


Despertar del "malvado sueño", hace alusión al despertar del engaño de este mundo, es decir, a formar la propia conciencia enfocándola siempre en la VERDAD, y a alejarse del materialismo, del subjetivismo, y en general, del egoísmo; siempre confiando en Cristo, quien es el Camino, la Verdad y la Vida.


Si hablamos de un verdadero caballero en la actualidad, este posee las siguientes características, tal y como sucedía con los caballeros de la Edad Media:

1) Es Leal y sirve a un sólo Rey: sirve a su rey, sirve a Dios, no a los hombres. No pone sus intereses personales y egoístas primero; y al ser la imagen de su Rey, refleja su grandeza.


2) Es Valiente: sabe que el mundo está lleno de peligros, tentaciones y batallas que librar, pero NO le teme al MAL, y mucho menos a los prejuicios y a las opiniones de quienes quisieran verlo caer.


3) Es Justo: defiende en todo momento la Verdad, y da a cada quien lo que le toca.


4) Es Protector: en la Edad Media un caballero protegía a todos los cristianos de la maldad, de los enemigos. En la actualidad, es aquel hombre que protege la vida, la familia, los valores cristianos, el planeta, las criaturas. Protege a los que ama, y también a los débiles e inocentes.


5) Es Honesto y Preparado: entrena diario para ser mejor persona, para ser mejor hombre, para lograr ser la mejor versión de sí mismo. Habla con la verdad, y reconoce siempre cuando comete un error.


6) Es Cortés y Solidario: es muy sencillo y tiene mucha fe lo que le permite respetar al prójimo, y tener un corazón entregado a los demás.


...


Los caballeros de la Edad Media, al igual que los trovadores, solían halagar a las mujeres y escribían canciones de amor, de generosidad y de valores. Así como en la antigüedad, un caballero actual ofrece un amor cortés, atento, y dicho amor no está en la sublimación del deseo erótico, sino que va mucho más allá. Tiene que ver con amar las cualidades personales por encima de los encantos físicos.


Por lo tanto, los caballeros de la Edad Media y los de la época actual, siempre se van a fijar y a enamorar únicamente de una dama de posición elevada; y con posición elevada no me refiero a nobleza o a riqueza, sino a la belleza del corazón.


Este amor se basa en amar lo que no se deprecia con el paso del tiempo, amar aquellos valores que radican en el alma humana: sabiduría, equidad, justicia, bondad, dignidad, moderación ... en pocas palabras, un auténtico amor por la dignidad de la persona.


Y ahora te pregunto:


- ¿Quieres encontrar a ese verdadero caballero en la actualidad?


- ¿Anhelas encontrar a ese príncipe azul?


Empieza por convertirte en una DAMA, en una DONCELLA de posición elevada, saliendo del pantano en el que te encuentres. Tienes que reconocer tu valor intrínseco. Tienes que aprender a amarte a ti misma, a no buscar el amor en el mundo... a no mendigar amor.

Para ser una dama, empieza por la vestimenta, habla con educación, cuida tus modales, date a respetar, sé tolerante, paciente, culta, delicada, amable y generosa.


Comienza a trabajar en la formación de tu conciencia, así como en la pureza de tu ALMA, para poder crecer en generosidad, y así tener la capacidad de desprenderte aún de las cosas que te gustan en beneficio de aquellos que las necesitan más.


Sólo así desarrollarás una verdadera capacidad de amar, puesto que sólo quien aprende a desapegarse de todo, puede entregarse por completo, sin ataduras, en libertad.


Será entonces, que cuando estés dispuesta a amar de verdad, un caballero te volteará a ver. Aquél que  pone su mirada en el alma y en la bondad del corazón, en lugar de en el físico, la sensualidad, el dinero, la "popularidad", los "likes", y todos los demás engaños del mundo actual.


Recapitulemos:


Entonces para encontrar al amor de tu vida, a ese caballero de radiante armadura, lo primero que tienes que hacer es aprender a amarte y a aceptarte (claro que sin que esto signifique conformarte sin buscar superarte), y para eso, debes primero descubrir tu valía.


Eso se logra a a través del conocimiento y el entendimiento del amor que Dios te tiene.


Piénsalo, Dios, siendo Perfecto, Infinito, Omnipotente, decide libremente regalarnos tanto a nosotros: la Vida, la Creación, los Sacramentos, hasta a su propio Hijo, el mejor ejemplo de un verdadero caballero, el Caballero por Excelencia.


Por lo tanto:


• Fuiste pensada y creada por el infinito amor de un Dios Bueno, y con un propósito específico.



• Estás en la tierra para aprender a amar.



• Estás llamada a amar más perfecta y plenamente.




Sólo entendiendo lo anterior podrás empezar a trabajar en una entrega total.


Por eso mi recomendación sería la siguiente:


1) Aprende a amarte con un amor "sano", sabiendo que Dios te amó primero. Acércate a Él para que te muestre la manera.


2) Fíjate en una persona que esté locamente enamorada de Dios, en ese caballero al servicio de su Rey.


3) Habiendo encontrado a tu caballero, pongan a Dios como el pilar de su relación. Ambos con la vista al cielo, y sirviéndolo. Sólo así podrán complementarse siguiendo las reglas Divinas para tener una hermosa y fructífera comunión.


*Para el hombre: "Que cada uno de ustedes ame a sus esposas tal como se ama a sí mismo." (Ef. 5:25-33)

*Para la mujer: "Debe tenerle profundo respeto a su esposo." (Ef. 5:33)


...


Dios puso al hombre como cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la Iglesia, y llamó al hombre a amar a su esposa, como Él ama a Su Iglesia.


Cuando hombres y mujeres asuman sus respectivos roles de acuerdo a su naturaleza femenina y masculina - y esto no tiene nada que ver con machismo y feminismo y demás ideologías absurdas de la posmodernidad - , cada uno estará en posición de dar lo mejor de sí mismo para llegar a ser el complemento perfecto según el designio Divino. Así podrán gozar de paz, armonía, alegría y felicidad en su matrimonio y en su familia, fruto de su amor.


Como último consejo te dejaré el siguiente:


Por favor no busques amor en el mundo. Más bien recuerda que eres HIJA amada, MUY amada, pero también eres libre de decidir si quieres recibir y corresponder a ese amor.


"El amor de Dios es como la luz del sol ...  siempre brilla. Una luz que iluminará el camino y te permitirá ver y reconocer a un verdadero caballero. Una luz tan radiante que se reflejará en ti y permitirá que un verdadero caballero te voltee a ver. Pero si tú te das la vuelta, te escondes, o cierras la "persiana" de tu corazón, no podrás dejar que penetre esa luz, pero habrá sido únicamente ... porque así lo decidiste."


74 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Publicar: Blog2_Post
bottom of page